Ir al contenido principal

¿Hablas español o castellano?

Hace ya bastantes años en una clase de grupo, mientras mantenía una conversación con mis alumnos, uno de ellos intervino para decirme de una forma muy enérgica que para referirme a nuestras clases no debía usar el término español sino castellano. Estupefacta por su seguridad e incomodada por su corrección, le pregunté porqué decía eso, y entonces me contó una confusa historia sobre el origen del español.



Pasado aquel trance con elegancia, lo cierto es que de una forma menos brusca, cada cierto tiempo sigo reviviendo una situación similar. Esto es, un alumno me medio reprueba que diga clases de español y no de castellano. Mi pregunta siempre es la misma y la respuesta casi también. Me he dado cuenta de que, el que más y el que menos tiene cerca a algún español que, no bien informado, cuenta batallitas entrañables (lo digo con cariño) a mis alumnos extranjeros.

Vale. Es cierto. Todos sabemos que el castellano es esa lengua románica que nació en Castilla, cuando España no existía como tal. Pero eso es una cosa y decir que yo no hablo o no enseño español es otra.

Así que, para aclarar algunos conceptos, me he animado a escribir lo que sigue. Por favor, que me perdonen las mentes románticas que ven en la palabra castellano un bastión por el que luchar.

Para empezar, diré que no es incorrecto referirse al castellano como la lengua hablada en España y en algunos países Latinoamericanos, pero la propia RAE recomienda el uso de la palabra español en este contexto. Es decir, cuando estamos hablando del español como lengua internacional (frente a otras lenguas como el inglés, el alemán, etc.), para evitar equívocos no deberíamos utilizar la palabra castellano. ¿Acaso has escuchado a algún ecuatoriano o a algún andaluz decir que habla castellano? Ambos hablan español, con variedades dialectales diferentes.

Un contexto distinto es aquel en el que queremos identificar las 4 lenguas oficiales que se hablan en España: catalán, gallego, eusquera y castellano. En este caso, podemos decir que el castellano es la lengua común hablada dentro del territorio español. Yo diría que es incluso respetuoso decirlo así porque el gallego, el eusquera o el catalán nos pertenecen tanto como el castellano y todos se hablan en España. Así pues, no creo que sea incorrecto decir que todas son lenguas españolas.

Aclarado todo esto, siento si alguien ve algún fantasma en el uso de la palabra español para referirse al segundo idioma más hablado del mundo. Las palabras no hacen daño, el uso que hacemos de ellas sí puede hacerlo.

Por las razones anteriores, aquí va mi petición, para que nadie que trate con extranjeros reniegue del nombre de la lengua que hablamos más de cuatrocientos millones de personas en el mundo. No es castellano, es español.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El machismo no está en la o

El machismo no está en la o
Ya desde niños nos enseñaron a distinguir el bien del mal, lo correcto de lo incorrecto, la luz de la sombra… Y esto siempre ha sido así. En las películas en blanco y negro los malos eran morenos, los rubios eran los buenos. En los dibujos infantiles la protagonista siempre es buena, guapa y encantadora, y la mala no es tan guapa. Lo malo es feo, lo bueno es bonito. Lo malo es indigno, lo bueno es honorable. La verdad es que nos encantan las dicotomías y hacer grandes grupos de cosas que van a un lado y cosas que van a otro. En medio, la nada.

Lo cierto es que nos gusta partirlo todo en dos. Tenemos como una tendencia intrínseca a dividir el mundo en dos mitades y atribuirle a una lo positivo y a la otra lo negativo. El grupo de los buenos y el grupo de los malos. Los buenos estudiantes, los malos. Los inteligentes, los tontos; los flacos, los gordos; los  altos, los bajos; lo femenino, lo masculino…


Como todos sabemos, la mitad de la población mundial es…

El lenguaje de de los políticos que está de moda

He hecho un descubrimiento. En realidad, lo hice hace tiempo en uno de esos traslados eternos por la ciudad de Madrid en los que decido empaparme de la actualidad política para matar el tiempo (vale, también para estar informada). El hallazgo consiste en una nueva tendencia lingüística de los políticos, que poco a poco está calando en los periodistas y quién sabe si un día también llegará al ciudadano de a pie.
Pero antes de explicaros mi hallazgo, necesito hablaros brevemente de los sufijos.
Como ya sabemos, los sufijos son esas piezas del lenguaje que no hacen mucho o que lo cambian todo. Y así decimos que una niña es pequeña o pequeñ-ita, o que una persona tiene un coche o un coch-azo. Nos apoyamos en los sufijos para remarcar que la niña es pequeña o para explicar que el coche es muy bueno.
Tenemos muchos tipos de sufijos, tantos como intenciones. Podemos decir, por ejemplo:
- Vive en un pueblucho de mala muerte --> -ucho, por si no queda claro que nadie quiere vivir ahí. - Es…

15% o un poco de levadura: el valor de un profesor

Hace unos días me encontré enfrascada en una conversación sobre cuánto interviene un profesor en el aprendizaje de sus estudiantes. En realidad, la pregunta exacta era: hablando de una persona que está aprendiendo un idioma, si tuviéramos que decidir qué porcentaje de lo que sabe se debe a su profesor, ¿cuál sería?
Seguro que estamos de acuerdo en que este es un valor inmensurable, pues hay muchas variables que afectan al resultado final: exposición a la lengua, edad del alumno, aprendizaje previo de otras lenguas, talento natural para aprender idiomas, esfuerzo personal del alumno, etc. Sin embargo, a pesar de esto, cada persona tiene una idea bastante clara sobre cuál ha sido la influencia de sus profesores en su propio aprendizaje. Por eso, no es de extrañar que haya opiniones muy diversas.
Pero, volviendo a la conversación anterior, una de las personas presentes contestó algo como: “menos de un 20%”, a lo que otra respondió con sorpresa, “¿tan poco?”, girándose hacia mí para ver …