Ir al contenido principal

El lenguaje de los youtubers

Me encanta Youtube. Me parece una fuente inagotable de conocimiento en la que un gran número de personas comparte contenido de gran valor. Gracias a esta plataforma puedes aprender sobre casi cualquier cosa. A mí, por ejemplo, me gusta mucho ver vídeos sobre: emprendimiento, psicología, cocina, deporte, salud, belleza, decoración, etc. La lista es larga.

A menudo veo vídeos para actualizar mi inglés, pero a veces no sé si esto tiene sentido. Ya escucho mucho inglés en los canales de los youtubers españoles


Los youtubers son esas personas que trabajan como: creadores de contenidos, presentadores, editores, iluminadores, promotores, etc. Lo digo en serio, es una profesión para valientes, para gente que se quiere dejar la piel y que, si le va bien, a cambio puede llegar a obtener un gran reconocimiento no falto de haters. Porque eso sí, nadie se libra de ellos. Los haters están al acecho para despotricar contra los youtubers y hacerlos sentir mal. Son su Némesis, la cara oscura de esta nueva profesión. Para ser youtuber hay que estar dispuesto a lidiar con esto.

Como decía, me gusta Youtube y a diario veo vídeos curiosos o didácticos, o las dos cosas a la vez. Tengo ya bastante experiencia en esto del visionado, así que solo necesito unos segundos para saber si el que está al otro lado de la pantalla y lo que va a decir me van a gustar. Porque, para ser realista, no todos los youtubers son igual de buenos ni mucho menos. Y aunque un nivel alto de suscriptores puede ser una buena señal, no siempre es el mejor índice para valorar si merece la pena ver lo que publican. Al fin y al cabo, cada cual tiene sus fortalezas y a algunos se les da mejor el marketing que el desarrollo del contenido.

Sean buenos, malos o regulares, lo que he visto es que si eres youtuber casi es obligatorio usar anglicismos. Creo que si hubiera unos estudios para ejercer esta profesión (todo se andará), una asignatura sería: Anglicismos. Y como decía aquel, lo digo sin acritud, pues es solo un hecho que constato. Ya os contaba antes que estoy poniendo al día mi inglés, y ahora os cuento las palabras nuevas que he aprendido:

(Que ningún traductor me tome en serio, por favor)

  • Hater: Los mencioné antes. Son los malos del mundo Youtube. Están ahí para, dicho finamente, molestar. Lo mejor es ignorarlos.
  • Random: Aunque la traducción literal es aleatorio/a, a mí me parece que es la palabra que usan cuando quieren decir popurrí o van a hablar de algo que se sale del tema principal.
  • Live: Ya casi es un clásico. Se usa para hablar de una emisión en directo, sin edición.
  • Unboxing: Muy habitual en canales de belleza y moda. Normalmente el/la youtuber de turno desempaca un pedido que ha realizado y lo va describiendo sobre la marcha.
  • Story time: Estas palabras las usan los que ya tienen un buen nivel de inglés, y normalmente lo hacen de una forma correcta (a mi entender). Lo que no sé es porqué no usan palabras como:  historia, cuento, anécdota,…
  • Haul: Reconozco que antes de Youtube no había escuchado esta palabra en mi vida. Según wordreference, como verbo significa tirar, pero los youtubers la usan cuando van a contarte el montón de cosas que se han comprando no sé dónde. Aquí cabe mencionar que muchos de ellos se ganan la vida comprando cosas y comentando cómo les ha ido con ellas.
  • Fail: Error, fallo, fracaso,… Huyo de esta palabra. Si te gusta ver caídas, destrozos, descuidos,  gente haciéndose daño, etc. simplemente busca fail.
  • Tag: Esta, como la mayoría, es otra palabra que no se usa de forma literal. Suele aparecer en vídeos en los que se va a tratar un tema, por ejemplo: “tag despidos”. Es una palabra cuyo uso, ya sea en español o en inglés, veo innecesario. Para mí es como decir: “voy a hablar del tema cactus” en vez de “voy a hablar de cactus”, pero tal vez no la estoy entendiendo bien…
  • ¡Influencers!: La escribo con signos de admiración porque es el no va más. No hay otro igual.  No solo aparece en Youtube. Este anglicismo está en todas partes y creo que ya no necesita traducción.

Y todavía he aprendido muchas más, pero creo que este listado ya puede servirnos de guía y de punto de partida para una reflexión: ¿Se nos está quedando corto el español?

Comentarios

Entradas populares de este blog

El machismo no está en la o

El machismo no está en la o
Ya desde niños nos enseñaron a distinguir el bien del mal, lo correcto de lo incorrecto, la luz de la sombra… Y esto siempre ha sido así. En las películas en blanco y negro los malos eran morenos, los rubios eran los buenos. En los dibujos infantiles la protagonista siempre es buena, guapa y encantadora, y la mala no es tan guapa. Lo malo es feo, lo bueno es bonito. Lo malo es indigno, lo bueno es honorable. La verdad es que nos encantan las dicotomías y hacer grandes grupos de cosas que van a un lado y cosas que van a otro. En medio, la nada.

Lo cierto es que nos gusta partirlo todo en dos. Tenemos como una tendencia intrínseca a dividir el mundo en dos mitades y atribuirle a una lo positivo y a la otra lo negativo. El grupo de los buenos y el grupo de los malos. Los buenos estudiantes, los malos. Los inteligentes, los tontos; los flacos, los gordos; los  altos, los bajos; lo femenino, lo masculino…


Como todos sabemos, la mitad de la población mundial es…

El lenguaje de de los políticos que está de moda

He hecho un descubrimiento. En realidad, lo hice hace tiempo en uno de esos traslados eternos por la ciudad de Madrid en los que decido empaparme de la actualidad política para matar el tiempo (vale, también para estar informada). El hallazgo consiste en una nueva tendencia lingüística de los políticos, que poco a poco está calando en los periodistas y quién sabe si un día también llegará al ciudadano de a pie.
Pero antes de explicaros mi hallazgo, necesito hablaros brevemente de los sufijos.
Como ya sabemos, los sufijos son esas piezas del lenguaje que no hacen mucho o que lo cambian todo. Y así decimos que una niña es pequeña o pequeñ-ita, o que una persona tiene un coche o un coch-azo. Nos apoyamos en los sufijos para remarcar que la niña es pequeña o para explicar que el coche es muy bueno.
Tenemos muchos tipos de sufijos, tantos como intenciones. Podemos decir, por ejemplo:
- Vive en un pueblucho de mala muerte --> -ucho, por si no queda claro que nadie quiere vivir ahí. - Es…

15% o un poco de levadura: el valor de un profesor

Hace unos días me encontré enfrascada en una conversación sobre cuánto interviene un profesor en el aprendizaje de sus estudiantes. En realidad, la pregunta exacta era: hablando de una persona que está aprendiendo un idioma, si tuviéramos que decidir qué porcentaje de lo que sabe se debe a su profesor, ¿cuál sería?
Seguro que estamos de acuerdo en que este es un valor inmensurable, pues hay muchas variables que afectan al resultado final: exposición a la lengua, edad del alumno, aprendizaje previo de otras lenguas, talento natural para aprender idiomas, esfuerzo personal del alumno, etc. Sin embargo, a pesar de esto, cada persona tiene una idea bastante clara sobre cuál ha sido la influencia de sus profesores en su propio aprendizaje. Por eso, no es de extrañar que haya opiniones muy diversas.
Pero, volviendo a la conversación anterior, una de las personas presentes contestó algo como: “menos de un 20%”, a lo que otra respondió con sorpresa, “¿tan poco?”, girándose hacia mí para ver …