Ir al contenido principal

Una herramienta de organización revolucionaria

Hoy quiero hablar de una herramienta revolucionaria que puedes adquirir en cualquier parte del mundo. Como muchas otras, el día que empiezas a usarla se te hace un poco cuesta arriba, casi no entiendes su utilidad pero la usas porque te sientes obligado/a. Sin embargo con su frecuente utilización vas descubriendo que tiene muchísimas ventajas que no puedes ignorar:

  • No se cuelga
  • Siempre, sin excepción, reproduce toda la información que anotas en ella
  • Ni su uso, ni su acceso dependen de la batería de tu móvil
  • Todos saben usarla
  • Puedes compartirla siempre que quieras
  • Puedes elegir cualquier idioma para relacionarte con ella
  • A no ser que te la sustraigan, ningún error ajeno a ti puede hacerla desaparecer
  • Es totalmente personalizable
  • Usarla en exceso no irrita tus ojos, ni te marea, ni te provoca insomnio
  • Huele bien 


Por si a alguien se le escapa, estoy hablando del cuaderno, ese objeto de uso cotidiano durante nuestra infancia que arrinconamos cuando nos hacemos mayores. Y claro, las nuevas tecnologías no ayudan…

¿Cuánto tiempo llevas sin escribir con las manos? 

Hace tres años un alumno mío, mayorcete, se sorprendía de su mala caligrafía y se justificaba diciendo: “es que no escribo desde que salí de la universidad”. Yo le contesté: “Pues es una suerte, porque ahora ya no escriben ni en la universidad. Todos van con sus portátiles”.

Pero que quede claro; no repruebo el uso de las nuevas tecnologías. Lo que pasa es que me entristece la soledad del cuaderno, del cuaderno en general, de los cuadernos ajenos, porque eso sí, mis cuadernos tienen vida hasta la última página y en ellos escribo y garabateo de todo. No los dejo morir ni cuando los termino porque, si creo que en ellos hay algo interesante, los pongo en la estantería acompañando a sus primos hermanos, los libros.

Lo sé, ocupan espacio, el mismo espacio que trastos y bártulos en el trastero o en la habitación de al lado, pero decidimos desterrarlos y no darles ni la dignidad de ser usados un par de días seguidos. Para eso están el móvil y el ordenador, con los que puedes organizar, clasificar y guardar documentos digitales fácilmente. Pero acaso, ¿sabes dónde están mis primeros archivos creados en Word? ¡Claro que no! Yo tampoco ;-)


Comentarios

Entradas populares de este blog

El machismo no está en la o

El machismo no está en la o
Ya desde niños nos enseñaron a distinguir el bien del mal, lo correcto de lo incorrecto, la luz de la sombra… Y esto siempre ha sido así. En las películas en blanco y negro los malos eran morenos, los rubios eran los buenos. En los dibujos infantiles la protagonista siempre es buena, guapa y encantadora, y la mala no es tan guapa. Lo malo es feo, lo bueno es bonito. Lo malo es indigno, lo bueno es honorable. La verdad es que nos encantan las dicotomías y hacer grandes grupos de cosas que van a un lado y cosas que van a otro. En medio, la nada.

Lo cierto es que nos gusta partirlo todo en dos. Tenemos como una tendencia intrínseca a dividir el mundo en dos mitades y atribuirle a una lo positivo y a la otra lo negativo. El grupo de los buenos y el grupo de los malos. Los buenos estudiantes, los malos. Los inteligentes, los tontos; los flacos, los gordos; los  altos, los bajos; lo femenino, lo masculino…


Como todos sabemos, la mitad de la población mundial es…

El lenguaje de de los políticos que está de moda

He hecho un descubrimiento. En realidad, lo hice hace tiempo en uno de esos traslados eternos por la ciudad de Madrid en los que decido empaparme de la actualidad política para matar el tiempo (vale, también para estar informada). El hallazgo consiste en una nueva tendencia lingüística de los políticos, que poco a poco está calando en los periodistas y quién sabe si un día también llegará al ciudadano de a pie.
Pero antes de explicaros mi hallazgo, necesito hablaros brevemente de los sufijos.
Como ya sabemos, los sufijos son esas piezas del lenguaje que no hacen mucho o que lo cambian todo. Y así decimos que una niña es pequeña o pequeñ-ita, o que una persona tiene un coche o un coch-azo. Nos apoyamos en los sufijos para remarcar que la niña es pequeña o para explicar que el coche es muy bueno.
Tenemos muchos tipos de sufijos, tantos como intenciones. Podemos decir, por ejemplo:
- Vive en un pueblucho de mala muerte --> -ucho, por si no queda claro que nadie quiere vivir ahí. - Es…

15% o un poco de levadura: el valor de un profesor

Hace unos días me encontré enfrascada en una conversación sobre cuánto interviene un profesor en el aprendizaje de sus estudiantes. En realidad, la pregunta exacta era: hablando de una persona que está aprendiendo un idioma, si tuviéramos que decidir qué porcentaje de lo que sabe se debe a su profesor, ¿cuál sería?
Seguro que estamos de acuerdo en que este es un valor inmensurable, pues hay muchas variables que afectan al resultado final: exposición a la lengua, edad del alumno, aprendizaje previo de otras lenguas, talento natural para aprender idiomas, esfuerzo personal del alumno, etc. Sin embargo, a pesar de esto, cada persona tiene una idea bastante clara sobre cuál ha sido la influencia de sus profesores en su propio aprendizaje. Por eso, no es de extrañar que haya opiniones muy diversas.
Pero, volviendo a la conversación anterior, una de las personas presentes contestó algo como: “menos de un 20%”, a lo que otra respondió con sorpresa, “¿tan poco?”, girándose hacia mí para ver …