Ir al contenido principal

Palabras gastadas


Algunas palabras después de un tiempo se gastan, sobre todo si se usan mucho y mal. Y esto pasa con muchos términos que proceden del ámbito de la psicología y la salud.



Hace años un profesor que tuve en la universidad, experto en autismo, nos contaba lo mucho que le molestaba que se utilizara el término autista para tratar de describir, a menudo descalificar, a alguien con pocas habilidades sociales. Nos explicaba que los que hablan de esta manera no son conscientes del daño que hacen a los familiares de personas con el mencionado trastorno. Sería algo equivalente -esto lo digo yo- a decirle a alguien: ¡celíaco!, tratando de ofenderle porque un día no quiere comer pan. Vamos, una cosa absurda.

Pues ya licenciada, y todavía muchos años después, yo seguía escuchando a mi alrededor comentarios como: “¿Qué pasa? Nunca me llamas… ¡¿Eres un poco autista o qué?!”, hasta que un día la palabra autista pasó de moda, o no sé, tal vez se gastó como tantas otras que vinieron después: bulímico/a, anoréxica/o, hiperactivo/a, etc. Nadie estaba libre de recibir alguna de estas denominaciones si comía demasiado, estaba delgado o tenía un comportamiento movido. Pero daba igual, a medida que se iban usando estas palabras, se iban gastando, iban perdiendo su significado y aparecían otras de las que abusar.

Hace poco una persona me contó que su jefe es un poco bipolar, que tiene una amiga borderline, y que su novio, al que supongo que quiere mucho, tiene un toc (trastorno obsesivo-compulsivo). Yo me mordía la lengua, cansada de su voraz etiquetaje, porque yo también fui una niña rara. Suerte que esta palabra con el tiempo dejó atrás su sentido peyorativo para pasar a ser un atributo muy guay. Lo malo es que dejé de ser rara cuando llegó este momento. Ahora tengo la desgracia de ser normal.

Raro/a es otra palabra que, de tanto usarse, estuvo a punto de extinguirse, pero la salvaron otras como especial y diferente, y durante un tiempo era muy común escuchar: “el chico no es raro; es especial”, y de tanto repetir la frase, a puntito estuvimos de echar a perder una palabra tan exclusiva.

Otras palabras que tuvieron su momento de gloria fueron: depresión, ansiedad y maniaco compulsión. El que más y el que menos tenía algo de esto, y así nos fuimos despachando a gusto, a costa de mentar trastornos mentales y emocionales, y trivializar con cuestiones muy serias.

La palabra que me parece que está de moda ahora es tóxica. ¿Quién no tiene a una persona tóxica al lado? De hecho, el volumen de personas tóxicas es tan creciente en estos días que la que no lo era seguro que ya está intoxicada. ¡Sálvese quien pueda!

Me pregunto de dónde viene esta costumbre de utilizar y reutilzar sin sentido todas estas palabras que describen síndromes hasta que dejan de tener valor en el habla popular. En psicología, a algo parecido se le llama ecolalia, pero por favor, que nadie la ponga de moda. Sería una pena gastarla. Como esta, no tenemos muchas otras...


Comentarios

Entradas populares de este blog

El machismo no está en la o

El machismo no está en la o
Ya desde niños nos enseñaron a distinguir el bien del mal, lo correcto de lo incorrecto, la luz de la sombra… Y esto siempre ha sido así. En las películas en blanco y negro los malos eran morenos, los rubios eran los buenos. En los dibujos infantiles la protagonista siempre es buena, guapa y encantadora, y la mala no es tan guapa. Lo malo es feo, lo bueno es bonito. Lo malo es indigno, lo bueno es honorable. La verdad es que nos encantan las dicotomías y hacer grandes grupos de cosas que van a un lado y cosas que van a otro. En medio, la nada.

Lo cierto es que nos gusta partirlo todo en dos. Tenemos como una tendencia intrínseca a dividir el mundo en dos mitades y atribuirle a una lo positivo y a la otra lo negativo. El grupo de los buenos y el grupo de los malos. Los buenos estudiantes, los malos. Los inteligentes, los tontos; los flacos, los gordos; los  altos, los bajos; lo femenino, lo masculino…


Como todos sabemos, la mitad de la población mundial es…

El lenguaje de de los políticos que está de moda

He hecho un descubrimiento. En realidad, lo hice hace tiempo en uno de esos traslados eternos por la ciudad de Madrid en los que decido empaparme de la actualidad política para matar el tiempo (vale, también para estar informada). El hallazgo consiste en una nueva tendencia lingüística de los políticos, que poco a poco está calando en los periodistas y quién sabe si un día también llegará al ciudadano de a pie.
Pero antes de explicaros mi hallazgo, necesito hablaros brevemente de los sufijos.
Como ya sabemos, los sufijos son esas piezas del lenguaje que no hacen mucho o que lo cambian todo. Y así decimos que una niña es pequeña o pequeñ-ita, o que una persona tiene un coche o un coch-azo. Nos apoyamos en los sufijos para remarcar que la niña es pequeña o para explicar que el coche es muy bueno.
Tenemos muchos tipos de sufijos, tantos como intenciones. Podemos decir, por ejemplo:
- Vive en un pueblucho de mala muerte --> -ucho, por si no queda claro que nadie quiere vivir ahí. - Es…

15% o un poco de levadura: el valor de un profesor

Hace unos días me encontré enfrascada en una conversación sobre cuánto interviene un profesor en el aprendizaje de sus estudiantes. En realidad, la pregunta exacta era: hablando de una persona que está aprendiendo un idioma, si tuviéramos que decidir qué porcentaje de lo que sabe se debe a su profesor, ¿cuál sería?
Seguro que estamos de acuerdo en que este es un valor inmensurable, pues hay muchas variables que afectan al resultado final: exposición a la lengua, edad del alumno, aprendizaje previo de otras lenguas, talento natural para aprender idiomas, esfuerzo personal del alumno, etc. Sin embargo, a pesar de esto, cada persona tiene una idea bastante clara sobre cuál ha sido la influencia de sus profesores en su propio aprendizaje. Por eso, no es de extrañar que haya opiniones muy diversas.
Pero, volviendo a la conversación anterior, una de las personas presentes contestó algo como: “menos de un 20%”, a lo que otra respondió con sorpresa, “¿tan poco?”, girándose hacia mí para ver …