Ir al contenido principal

Lo que no se dice de los autónomos porque engancha

En mi último post hablé sobre muchas de las creencias que se tienen sobre los trabajadores autónomos. En unos casos intenté desmontar mitos y en otros, matizar algunas ideas, como aquella que señala que este tipo de profesional no tiene jefes o que decide cuándo tomar sus vacaciones. Explicaba que todo esto es bastante relativo.

Aún así, terminé mi escrito señalando que, efectivamente trabajar por cuenta propia tiene ventajas que es justo mencionar, especialmente porque son estas las características que a mi parecer, hacen muy interesante ser autónomo.



  • Intervienes activamente en tu desarrollo profesional
  • Intervienes activamente en el desarrollo de tu negocio
  • Eliges a tus clientes y colaboradores
  • Puedes aprovechar tus “ciclos de energía”
  • El aumento de tus ingresos depende de ti

Intervienes activamente en tu desarrollo profesional


Es posiblemente la ventaja que más me satisface. Como autónomo/a es mucho más fácil dibujar la senda profesional sobre la que quieres caminar. Puedes cambiar de proyecto con mucha más facilidad, introducir nuevas formas de trabajar, modificar tu área de acción, etc.  Son aspectos que dependen de ti y que no necesitan la aprobación de ningún superior.

Para explicarlo de una forma más concreta, como profesora de español, si quisiera, podría decidir trabajar con adolescentes utilizando una metodología concreta o dedicarme al diseño de materiales para clases de idiomas o impartir clases on-line. Cuando trabajas para otros te atienes a lo que te encargan hacer y no puedes abrir nuevas vías de acción solo porque te apetezca.

Intervienes activamente en el desarrollo de tu negocio


Esta ventaja está ligada a la anterior. Del mismo modo que puedes proyectar tu futuro profesional eligiendo el camino que quieres seguir, puedes hacer lo mismo con tu negocio a otros niveles y tomar decisiones de tipo económico, estratégico, etc., siguiendo tu propio criterio. Por ejemplo, puedes decidir contratar a otro autónomo, trabajar de forma intensiva 3 días en semana o cualquier otra cosa que se te ocurra, sin pedir permiso.

Eliges a tus clientes y colaboradores


Aunque no siempre es posible ser selectivo (y a veces tampoco es recomendable), lo cierto es que siendo autónomo/a puedes elegir con quién trabajas, qué clientes aceptas o quiénes son tus colaboradores. Es algo que, una vez más, no puedes imponer cuando trabajas para otros.

Puedes aprovechar tus “ciclos de energía”


Otro de los aspectos más interesantes de trabajar para ti mismo/a es la posibilidad de modificar tu ritmo de trabajo en función de lo que yo llamo: los ciclos de energía. Ni nos sentimos las 24 horas del día igual, ni somos igual de eficaces en todo momento. Y nadie mejor que una/o misma/o sabe en qué momento se encuentra.

Así que, excepto los horarios de trabajo que no dependen exclusivamente de nosotros (por ejemplo, en mi caso serían las horas en las que estoy impartiendo clases), en buena medida, el resto del tiempo puede ser invertido en diferentes tareas, según nuestras necesidades. Volviendo a los ejemplos prácticos, siempre que puedo, cuando llegan los últimos días del mes hago las facturas por la mañana, pues es un tipo de actividad que realizo mejor con la cabeza despejada. Sin embargo, si tengo que escribir, prefiero la tarde. Por alguna razón me resulta más inspiradora. 

El aumento de tus ingresos depende de ti


Obviamente esta, como otras ventajas, no dependen al 100% exclusivamente de ti, pero si eres autónoma/o tu disposición a trabajar más o menos seguramente repercuta en tu “nómina” a final de mes y todo lo que ganes será para ti.

Cuando estamos empleados por cuenta ajena, si bien cada cual acepta las condiciones de su contrato al iniciar la relación laboral, rara vez puede decidir cuándo disfrutar de un incremento salarial y, mucho menos, en qué proporción.

Sin embargo, aunque al profesional autónomo podrían influirle circunstancias ajenas como la situación del mercado o padecer una enfermedad que le impida trabajar unos días, normalmente dispone de más estrategias para aumentar sus ingresos que un asalariado (trabajar más horas, incrementar precios, reducir costes, etc.).

Y estas son, según mi criterio, las ventajas (realmente) interesantes de trabajar como profesional autónomo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El machismo no está en la o

El machismo no está en la o
Ya desde niños nos enseñaron a distinguir el bien del mal, lo correcto de lo incorrecto, la luz de la sombra… Y esto siempre ha sido así. En las películas en blanco y negro los malos eran morenos, los rubios eran los buenos. En los dibujos infantiles la protagonista siempre es buena, guapa y encantadora, y la mala no es tan guapa. Lo malo es feo, lo bueno es bonito. Lo malo es indigno, lo bueno es honorable. La verdad es que nos encantan las dicotomías y hacer grandes grupos de cosas que van a un lado y cosas que van a otro. En medio, la nada.

Lo cierto es que nos gusta partirlo todo en dos. Tenemos como una tendencia intrínseca a dividir el mundo en dos mitades y atribuirle a una lo positivo y a la otra lo negativo. El grupo de los buenos y el grupo de los malos. Los buenos estudiantes, los malos. Los inteligentes, los tontos; los flacos, los gordos; los  altos, los bajos; lo femenino, lo masculino…


Como todos sabemos, la mitad de la población mundial es…

El lenguaje de de los políticos que está de moda

He hecho un descubrimiento. En realidad, lo hice hace tiempo en uno de esos traslados eternos por la ciudad de Madrid en los que decido empaparme de la actualidad política para matar el tiempo (vale, también para estar informada). El hallazgo consiste en una nueva tendencia lingüística de los políticos, que poco a poco está calando en los periodistas y quién sabe si un día también llegará al ciudadano de a pie.
Pero antes de explicaros mi hallazgo, necesito hablaros brevemente de los sufijos.
Como ya sabemos, los sufijos son esas piezas del lenguaje que no hacen mucho o que lo cambian todo. Y así decimos que una niña es pequeña o pequeñ-ita, o que una persona tiene un coche o un coch-azo. Nos apoyamos en los sufijos para remarcar que la niña es pequeña o para explicar que el coche es muy bueno.
Tenemos muchos tipos de sufijos, tantos como intenciones. Podemos decir, por ejemplo:
- Vive en un pueblucho de mala muerte --> -ucho, por si no queda claro que nadie quiere vivir ahí. - Es…

15% o un poco de levadura: el valor de un profesor

Hace unos días me encontré enfrascada en una conversación sobre cuánto interviene un profesor en el aprendizaje de sus estudiantes. En realidad, la pregunta exacta era: hablando de una persona que está aprendiendo un idioma, si tuviéramos que decidir qué porcentaje de lo que sabe se debe a su profesor, ¿cuál sería?
Seguro que estamos de acuerdo en que este es un valor inmensurable, pues hay muchas variables que afectan al resultado final: exposición a la lengua, edad del alumno, aprendizaje previo de otras lenguas, talento natural para aprender idiomas, esfuerzo personal del alumno, etc. Sin embargo, a pesar de esto, cada persona tiene una idea bastante clara sobre cuál ha sido la influencia de sus profesores en su propio aprendizaje. Por eso, no es de extrañar que haya opiniones muy diversas.
Pero, volviendo a la conversación anterior, una de las personas presentes contestó algo como: “menos de un 20%”, a lo que otra respondió con sorpresa, “¿tan poco?”, girándose hacia mí para ver …