Ir al contenido principal

¿Por qué no es bueno trabajar gratis?

El otro día una amiga me dijo que conocía a una persona interesada en tener clases conmigo y que le iba a dar mis datos de contacto. Como es lógico, yo se lo agradecí y seguidamente le pedí detalles sobre esta persona en cuestión. Apenas me había dicho cuatro cosas sobre ella cuando añadió a su discurso algo como: “Bueno, la primera clase se la das gratis, ¿verdad?”. A lo que yo respondí rotunda con un simple no.

Ante la cara de asombro de mi amiga, quise reducir el momento de tensión preguntándole: “¿gratis?, ¿por qué?” a lo que ella me contestó: “porque todo el mundo lo hace”.

A mi amiga no le faltaba razón. Si haces una búsqueda en internet de profesores de idiomas en general y de español en particular, encontrarás rápidamente tropeles de empresas y personas ofreciendo primeras clases gratuitas, descuentos desorbitados a partir de la quinta clase, combos de clases con materiales a precios irriosorios y demás ofertas de mercadillo de saldos.

Mi pregunta es: ¿por qué?















¿A cuento de qué hay profesores trabajando gratis? ¿En qué están pensando estas empresas o profesores privados cuando ofrecen un trabajo de enseñanza sin una remuneración acorde?, ¿enseñan por amor al arte y luego juegan a la lotería para intentar completar su sueldo? ¿Por qué hacen esto?

Imagino que las personas que utilizan estas prácticas tratan de captar clientes sin darse cuenta de que están devaluando su trabajo y están devaluando su profesión.

¿Alguien se imagina decirle a un médico privado: “oiga, usted me atiende gratis la primera vez y luego, si me gusta, a la segunda ya le pago”? O, aún más denigrante, ¿a alguien se le pasaría por la cabeza contratar a alguien para que limpie su casa y decirle: “mira, la primera hora no la vas a cobrar, y luego a partir de la quinta, tu hora baja de precio”?

Seguro que tu respuesta a las dos preguntas anteriores es tan rotunda como el no que le di a mi amiga.

Por más que lo pienso, no encuentro una explicación lógica a esta tendencia. Primero, porque el cliente que paga una primera clase con un profesor desconocido no va a desembolsar miles de euros por esa clase. No está comprando un coche o una casa para toda la vida.

Habitualmente, arriesgamos muchísimo más dinero cuando reservamos un hotel, compramos un vuelo o encargamos ropa por internet, y nadie pide una muestra gratis.

Si consultamos internet podemos ver que el rango de precio por hora de un profesor de idiomas puede ir desde 9 euros (cuidadito con estos profesores) hasta 40 euros. El abanico es amplio pero ninguna de las cantidades que contiene me parece que puede justificar una hora gratis o un descuento por acumulación de clases.

Por otra parte, si observamos las ofertas de trabajo para los profesores de idiomas (en este caso de español) los requisitos mínimos suelen ser: ser nativo del idioma, poseer una licenciatura o grado y contar con un curso presencial de especialización en la enseñanza del español. Estos son 3 requisitos básicos. A partir de aquí, las exigencias pueden seguir aumentando: máster en enseñanza de ELE, graduado solo en Filología Hispánica, experiencia de 3 años, ser bilingüe de otra lengua, manejar las TICs, etc.

Conozco muchas profesiones en las que, cumpliendo uno solo de estos 3 requisitos, se podría empezar a trabajar sin problema.

Entonces, ¿por qué alguien que ha dedicado tiempo, esfuerzo y dinero en desarrollarse profesionalmente dentro de un área, decide regalar su tiempo?

Algunas posibles respuestas son:
  • El que realiza estas prácticas no se ha parado a pensar en lo que está haciendo
  • O tal vez no se considera suficientemente bueno como para encontrar su hueco en el mercado sin acudir a estas estratagemas
  • No valora su profesión
  • Realmente no ha dedicado ningún esfuerzo en llegar a ser profesor de una lengua y le parece justo malvender su trabajo

La primera herramienta de marketing de un profesor de idiomas para conseguir estudiantes debería ser su trabajo y los resultados obtenidos. Si el profesor es bueno, los alumnos estarán contentos y el trabajo llegará.

Si el profesor está empezando (todos hemos pasado por ello) es bueno ser honesto y ofrecer un precio acorde con la formación y experiencia, pero nunca será aconsejable regalar clases. No se le hace bien a la profesión y mucho menos a uno mismo, porque una clase gratis puede captar un cliente, pero no tiene porqué fidelizarlo.

Piénsalo en primera persona, si tuvieras necesidad o interés en aprender un idioma nuevo: ¿lo harías con un profesor del que solo sabes que te va a regalar la primera clase o que va a hacerte un precio especial después de la quinta?

Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo. Y me gusta mucho la comparación con los médicos o los asistentes de limpieza. Añado otra comparación más cercana: a ningún profesor particular (chaval universitario que ayuda en los estudios a alumnos con algunas dificultades) se le dejaría de pagar la primera clase que está dando. Y es sólo un estudiante poniendo en práctica sus propios conocimientos aún por completar. ¿Cómo es posible entonces, que una persona tan formada (como se entiende que lo está un profesor auténtico de español para extranjeros) no cobre desde el minuto cero en el que empieza a trabajar?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar. En breve revisaremos tu comentario.

Entradas populares de este blog

El machismo no está en la o

El machismo no está en la o
Ya desde niños nos enseñaron a distinguir el bien del mal, lo correcto de lo incorrecto, la luz de la sombra… Y esto siempre ha sido así. En las películas en blanco y negro los malos eran morenos, los rubios eran los buenos. En los dibujos infantiles la protagonista siempre es buena, guapa y encantadora, y la mala no es tan guapa. Lo malo es feo, lo bueno es bonito. Lo malo es indigno, lo bueno es honorable. La verdad es que nos encantan las dicotomías y hacer grandes grupos de cosas que van a un lado y cosas que van a otro. En medio, la nada.

Lo cierto es que nos gusta partirlo todo en dos. Tenemos como una tendencia intrínseca a dividir el mundo en dos mitades y atribuirle a una lo positivo y a la otra lo negativo. El grupo de los buenos y el grupo de los malos. Los buenos estudiantes, los malos. Los inteligentes, los tontos; los flacos, los gordos; los  altos, los bajos; lo femenino, lo masculino…


Como todos sabemos, la mitad de la población mundial es…

El lenguaje de de los políticos que está de moda

He hecho un descubrimiento. En realidad, lo hice hace tiempo en uno de esos traslados eternos por la ciudad de Madrid en los que decido empaparme de la actualidad política para matar el tiempo (vale, también para estar informada). El hallazgo consiste en una nueva tendencia lingüística de los políticos, que poco a poco está calando en los periodistas y quién sabe si un día también llegará al ciudadano de a pie.
Pero antes de explicaros mi hallazgo, necesito hablaros brevemente de los sufijos.
Como ya sabemos, los sufijos son esas piezas del lenguaje que no hacen mucho o que lo cambian todo. Y así decimos que una niña es pequeña o pequeñ-ita, o que una persona tiene un coche o un coch-azo. Nos apoyamos en los sufijos para remarcar que la niña es pequeña o para explicar que el coche es muy bueno.
Tenemos muchos tipos de sufijos, tantos como intenciones. Podemos decir, por ejemplo:
- Vive en un pueblucho de mala muerte --> -ucho, por si no queda claro que nadie quiere vivir ahí. - Es…

15% o un poco de levadura: el valor de un profesor

Hace unos días me encontré enfrascada en una conversación sobre cuánto interviene un profesor en el aprendizaje de sus estudiantes. En realidad, la pregunta exacta era: hablando de una persona que está aprendiendo un idioma, si tuviéramos que decidir qué porcentaje de lo que sabe se debe a su profesor, ¿cuál sería?
Seguro que estamos de acuerdo en que este es un valor inmensurable, pues hay muchas variables que afectan al resultado final: exposición a la lengua, edad del alumno, aprendizaje previo de otras lenguas, talento natural para aprender idiomas, esfuerzo personal del alumno, etc. Sin embargo, a pesar de esto, cada persona tiene una idea bastante clara sobre cuál ha sido la influencia de sus profesores en su propio aprendizaje. Por eso, no es de extrañar que haya opiniones muy diversas.
Pero, volviendo a la conversación anterior, una de las personas presentes contestó algo como: “menos de un 20%”, a lo que otra respondió con sorpresa, “¿tan poco?”, girándose hacia mí para ver …